Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.


Este  sitio fue  actualizado, 21-07-2015
El sitio web es un vehículo para publicitar la clínica del Dr. Miracle.

 

 

 

¿QUÉ ES UN NÓDULO EN LA TIROIDES?

¿Qué es un nódulo en la tiroides?

Un nódulo es un pequeño bulto o tumor localizado en una parte de la glándula tiroides. Es diferente de un bocio, que se trata de un agrandamiento de la glándula tiroides. Sin embargo, una glándula tiroides agrandada (bocio) puede tener uno o más nódulos. Un nódulo es un área de la glándula que aparenta ser diferente del resto, al estar levantada o tener una textura diferente. Los nódulos son muy, muy comunes. En la mayoría de los casos no son cancerígenos, pero un médico debe evaluarlos todos. Estos tumores pueden estar llenos de líquidos (quiste) o ser sólidos, formados por tejido de tiroides. Pueden haber mezclas de sólidos y quistes que pueden sangrar internamente y que aparentemente crecen en cuestión de horas. Los nódulos pueden ser muy pequeños, de menos de un milímetro, o medir varios centímetros. Pueden salir solos o con otros de diferentes tamaños en la misma glándula. Los nódulos no son una enfermedad, pero son un signo de un problema en la glándula tiroides. Las causas de los nódulos deben ser determinadas.

¿Qué provoca un nódulo?

Entre el 90 y el 95 por ciento de los nódulos son tumores benignos no cancerígenos del tejido de la tiroides. Sólo alrededor del 5 por ciento son cancerígenos. Debido a la posibilidad de que un nódulo sea cancerígeno, todos los nódulos deben ser evaluados por completo. Entre las causas de los nódulos benignos se encuentran los quistes (acumulación de fluido), tejido tiroides hiperactivo (nódulo hiperactivo), o varios tumores en una glándula tiroides agrandada (bocio multinodular).

¿Cuáles son los síntomas de un nódulo de tiroides?

La mayoría de las veces no se presentan síntomas, pero pueden presionar el cuello y causar la sensación de un bulto en la garganta, dificultad al tragar, asperidad o tos. Un nódulo puede producir hormona tiroides en exceso (nódulo hiperactivo) y síntomas de hipertiroidismo - pulso acelerado, pérdida de peso, nerviosismo, diarrea y temblores. A veces se encuentran nódulos en una tiroides que presenta menos actividad de lo normal, un problema conocido como hipotiroidismo. Entre los síntomas de hipotiroidismo se encuentra pulso lento, aumento de peso, estreñimiento, depresión y fatiga.

¿Qué tan comunes son los nódulos de la tiroides?

En una sola palabra: MUY. Se estima que alrededor del 50 por ciento de la población desarrolla nódulos tiroides pequeños e indetectables en algún momento de su vida. La mayoría de los nódulos nunca son detectados y no causan problemas. De hecho, sólo pueden ser encontrados con un ultrasonido, unos rayos-x especializados de la glándula. Solo entre un 4 y un 7 por ciento de la población tiene un nódulo suficientemente grande para que un médico lo pueda encontrar mediante una palpación. Son más comunes en las mujeres y la incidencia de nódulos aumenta con la edad. Alrededor del 4 por ciento de las mujeres de 20 años de edad tienen un nódulo palpable, mientras que un 9 por ciento de las mujeres de más de 70 años tienen el mismo tipo de nódulo. Se encuentran nódulos en alrededor del 1 por ciento de hombres.

¿Cómo puedo saber si tengo un nódulo?

Puede revisar su propia tiroides parándose frente a un espejo. Fíjese en el área de su cuello justo sobre la hendidura donde la clavícula se une y debajo de la nuez de Adán. Allí está su tiroides. Si es posible, ilumínese lateralmente para proyectar una sombra sobre esa área. Entonces mueva su cabeza hacia atrás suavemente y
fíjese en ese área a ver si hay sombras mientras traga. Si ve alguna prominencia o agrandamiento en esa área, puede tener un nódulo en la tiroides o una tiroides agrandada (bocio). Visite a su médico para un chequeo más completo. Debe hacer que le examinen el área de la tiroides durante un examen físico general llevado a cabo por su proveedor médico.

¿Qué debo hacer si tengo un nódulo?

Si usted tiene un nódulo, debe hacer que se lo evalúe un médico preparado para el diagnóstico y tratamiento de nódulos de tiroides. Los endocrinólogos, especialistas en medicina interna, otorrinolaringólogos y cirujanos endocrinos tienen experiencia en la evaluación de nódulos. El doctor examinará su historia cuidadosamente para revisar los factores de riesgo de enfermedad de la tiroides (incluyendo exposición a radioactividad), realizará un examen físico e indicará pruebas sanguíneas para revisar la actividad de la glándula. En la mayoría de los casos, el mejor método es realizar una pequeña aspiración del nódulo, un procedimiento llamado aspiración con aguja fina (FNA). Puede que le apliquen una prueba de ultrasonido para medir el nódulo con exactitud y constatar si hay otros en la glándula. También se recomienda una gammagrafía de la tiroides para ver si el nódulo es demasiado activo (un nódulo "caliente") o inactivo (un nódulo "frío"). Ninguna de estas pruebas es peligrosa o dolorosa. La prueba más exacta es la aspiración con aguja fina, la cual debe ser realizada con por lo menos seis muestras de cada nódulo.

¿La radiación causa nódulos?

Algunas formas de radiación han sido asociadas con un riesgo aumentado de nódulos cancerígenos en la tiroides. El riesgo es pequeño, y usted tendría que estar expuesto a altas dosis de radiación, no las dosis que se dan generalmente con rayos-x o exposición al sol. La radiación en Hiroshima, Chernobyl, y sitios de pruebas nucleares en los EE.UU. entre los años 40 y los 70 han sido asociados con un riesgo aumentado de nódulos cancerígenos y cáncer de la tiroides. Los rayos-x regulares o dentales no representan un riesgo conocido. Sin embargo, si ha recibido tratamientos de radiación en su cabeza, cuello, amígdalas o timo, podría tener un riesgo ligeramente más alto de padecer cáncer de la tiroides. Si le preocupa haber sido expuesto a este tipo de radiaciones, visite a su doctor para una revisión de nódulos de tiroides.

¿Cómo se trata un nódulo?

El tratamiento de un nódulo depende de su causa. Si la aspiración con aguja fina de su nódulo tiroides muestra células benignas, no cancerígenas, entonces es posible que simplemente le revisen la tiroides para asegurarse de que no crezca más. También puede que le aconsejen tomar hormona tiroides para suprimir la actividad de la glándula, de manera que no crezcan más nódulos. Si crece más, podría necesitar otra biopsia. Si la biopsia no muestra resultados concluyentes, se le hará otra. Si la segunda biopsia no determina un resultado, entonces se le podría aconsejar que le sea extraído quirúrgicamente. Ése fue el caso de la esposa del vicepresidente. Tipper Gore. Le realizaron dos biopsias de tiroides que no determinaron nada, y entonces se le extrajo parte de la tiroides. Como en la mayoría de los casos, sus nódulos no eran cancerígenos. Si los resultados de la biopsia percutánea levantan sospechas de cáncer, se recomienda la cirugía. Si se le aconseja una cirugía,

asegúrese de que su cirujano tenga experiencia en cirugía de la glándula tiroides, y que haya hecho por lo menos 50 cirugías al año.

¿Qué pasa si mi nódulo es cancerígeno?

En el poco probable caso de que su nódulo sea cancerígeno, la mayoría de las veces es curable. La cirugía es el principal método de eliminar el nódulo cancerígeno. Luego de la cirugía, tendrá que tomar hormona tiroides para reemplazar las hormonas que fabricaba su tiroides extraída, y para suprimir el crecimiento de células cancerígenas en cualquier tejido tiroides que quede. Se le dará un exhaustivo seguimiento, preferiblemente con una prueba TSH ultrasensible, y puede que lo traten con yodo radioactivo para destruir cualquier tejido tiroides que quede, con el fin de que el cáncer no vuelva a desarrollarse. Algunas formas de cáncer de tiroides tienen un factor genético, así que si identifica este tipo de cáncer en su caso, sería bueno que los demás miembros de su familia se sometan a un chequeo

 


La pagina  que  usted está  visitando  www.endocrinologiaintegral.com, no  cuenta con patrocinadores,
ni  fondos de publicidad. Todos  los  recursos son financiados por  el  equipo del sitio.
Aviso de Privacidad